Organizar el viaje

Viajar barato a Disneyland Paris es posible.  

Lamentablemente no hay una “receta” única que os permita reservar ese viaje barato a Disneyland y, en cada ocasión, la oferta más interesante es completamente distinta al viaje anterior. No sé muy bien si es algo planificado a propósito para que no resulte fácil de conseguir, pero lo cierto es que así es.

Ahora bien, eso no nos ha impedido nunca conseguirlo y a vosotros tampoco. Únicamente requiere algo más de tiempo el explicarlo aquí, o el organizarlo.

El primer paso es no acudir a una agencia de viajes. A partir de aquí van surgiendo varias opciones que intentaré ir aclarando paso a paso para que la decisión final sea vuestra.

Primer paso: Transporte

El medio de transporte elegido es importante porque determinará el resto de la reserva.

Dejando a un lado la opción de viajar en autocaravana, que no requiere muchas explicaciones ya que estas disponen de aparcamiento propio a la entrada del parque incluido en los pases anuales más completos por un pequeño suplemento diario, las opciones son:

  • Viajar hasta Disney con vuestro propio coche. Esta opción ampliará las posibilidades de abaratar el alojamiento, ya que podréis incluir aquellos hoteles o apartamentos que no disponen de trasporte al parque, como el Davy Crockett Ranch o algunos hoteles cercanos que no pertenecen a Disney y son más económicos.
  • Si vais hasta París en avión y queréis disfrutar de las mismas ventajas podéis alquilar un coche en el aeropuerto.
  • Pero si vais en avión y os queréis trasladar a vuestro hotel con un transfer, taxi o similar, la elección del hotel estará limitada a aquellos establecimientos que disponen de traslado al parque. Estos son todos los hoteles Disney, excepto el Davy Crockett Ranch, y los hoteles asociados, que perteneciendo a otras cadenas, están muy próximos al parque y se incluyen en algunos “paquetes” con entradas al parque. Todos ellos tienen bus gratuito al parque. Eso si, en las temporadas altas de verano o Navidad, cuando todos salimos a la vez después del último espectáculo, las colas son considerables.

Sobre las opciones de traslados desde el aeropuerto no tengo demasiada experiencia porque nunca las he utilizado, pero si he ayudado a otras personas a hacer la reserva. Os resumo algunas cosas a tener en cuenta:

Los autobuses “oficiales” para traslados a los hoteles Disney, comúnmente conocidos como VEA, (En realidad Magical Shuttle) no son baratos y, a poco que seáis varios en el grupo, igual os compensa alquilar un traslado particular. Recomiendo comparar, porque todo lo que os hayáis podido ahorrar encontrando un buen vuelo se os va en traslados. Los precios son peores si el aeropuerto al que vuelas es el de Beauvais, ya que la distancia es muy grande.

 Otra pega del autobús VEA (Magical Shuttle), y en general de los traslados compartidos, es que van haciendo paradas y pueden tardar bastante en llegar a tu hotel si está el último en su recorrido o te pueden recoger excesivamente pronto para regresar al aeropuerto.

El aeropuerto Charles de Gaule es el que más opciones ofrece ya que, además de las citadas están estas:

  • El tren TGV que llega hasta la misma puerta del parque. Se puede reservar en la página de sncf seleccionando como estación de salida: París Roissy Charles de Gaulle Aeropuerto y de llegada: Marne-la-Vallée Chessy – estación TGV. La estación en el aeropuerto esta entre las terminales 2D y 2F
  • La otra es en transporte público. He leído sobre ella hace muy poco por lo tanto no la he utilizado personalmente: En la terminal 3 de Charles de Gaulle está la parada de autobuses de línea. Allí se puede coger el bus nº19 que te deja en Torcy (muy cerquita de Disney). Tarda 1h y te para justo en la puerta de la estación de RER. Desde ahí a Disneyland son 3 paradas de RER (10 min). Aquí la dificultad puede ser mover maletas. Es la opción más barata, pero menos cómoda.

Conclusión: Nuestra recomendación para trasporte es el coche. Para nosotros es lo más cómodo y da muchas facilidades en el alojamiento. Y si por precios o falta de tiempo vamos en avión, alquilar un coche allí (sobre todo si el aeropuerto es Beauvais y sois 4 o más). Y si tuviera que optar por un traslado creo que intentaría buscar uno privado, comparando precios entre todos los que hay, al fin y al cabo, los autobuses VEA no son nada baratos y hay que adaptarse a la hora de salida y de recogida.

NOTA: Si os da reparo conducir allí, recordaros que ahora, sin roaming, disponéis de navegador todo el tiempo: el Google Maps del móvil.

Segundo paso: Alojamiento-Entradas

Estos dos aspectos hay que estudiarlos necesariamente juntos. De hecho, lo primero que os recomiendo hacer es buscar los paquetes de oferta (entrada + alojamiento) en la propia página de Disneyland París para ver que ofrece, y tener ese precio como referencia para intentar conseguir a partir de ahí algo más barato.

Esto, que parece tan simple, tiene sus matices: Es importante mirar también la página francesa (a poco que comprendas el francés y si no empleando un traductor) porque muchas veces tiene ofertas más interesantes que la página española y puedes comprar en una o en otra indistintamente. Lo importante es comparar antes ambas.

http://www.disneylandparis.fr/

http://www.disneylandparis.es/

Llegado a este punto y antes de seguir hago un inciso.

(Si después de mirar todas las opciones, decidís que os vais a quedar con un paquete Disney de entradas y alojamiento, o si, pese a todos mis consejos, habéis decidido comprar el viaje en una agencia, dos cosas importantes a tener en cuenta que al menos o pueden ahorrar algo:

  1. TODOS los hoteles Disney están bien, simplemente coged el más barato. Lo de estar más cerca del parque no tiene excesiva importancia porque cuando el parque cierra, la vidilla se traslada al Disney Village. Otra cosa es que busquéis algo específico como una piscina, eso os quitaría, por ejemplo, dos de la lista: El Santa Fe y el Cheyenne.
  2. Los paquetes se venden siempre con una entrada más que el número de noches reservadas. Es decir, si reservas tres noches, te incluyen entradas para cuatro días. Esto muchas veces es inútil porque vuestro vuelo puede llegar muy tarde el primer día o salir muy temprano el último día, y desperdiciareis un día de entrada. En función de las ofertas del momento, puede ser más interesante reservar el paquete con una noche menos y comprar una noche extra añadida (esa ya no incluye entrada). Esto normalmente ya no se puede hacer en la web, pero se puede preguntar y comparar precios (o en su caso reservar)  llamando al teléfono 901515555 en el que os atenderán en español. Eso si, como no es gratuito, llamad ya con los “deberes” hechos).

¿Cuáles son las otras opciones a mirar para comparar con las ofertas de la web de Disney?

Podéis comprar las entradas sueltas y así tenéis libertad para elegir un hotel fuera del parque. Hay muchos establecimientos alrededor con precios razonables, tanto hoteles con habitación familiar, como apartamentos. (Recordad que si son asociados a Disney también disponen de traslado al parque y si vais con coche os da igual coger algún otro). Los podéis encontrar en Booking o cualquier otra página de reserva de alojamientos.

¿Qué opción de entradas es la mejor?

  • Si vais a venir sólo un día desde París o algo así, entradas sueltas de oferta, que compradas por internet tienen mejor precio y se imprimen en casa. También para esto debéis consultar las dos webs: española y francesa. Hay entradas que permiten el acceso a un solo parque y hay otras para entrar a los dos. Eso ya dependerá de vuestro plan de viaje. Si sois muy organizados y vais dos días, pues un día a cada parque (las entradas son más baratas). Pero si queréis aprovechar al máximo, tener entrada a los dos parques da mucha libertad. El parque Disney Studios cierra antes y el broche final en forma de espectáculo suele ser en el otro parque. Nosotros casi siempre terminamos desde media tarde en el Disneyland.
  • Si pensáis entrar más de dos días, sin duda alguna, el pase anual. Este suele dar opciones de oferta para alojarse en los hoteles Disney. Hay que tener en cuenta que los pases anuales valen lo mismo de adulto que de niño, las entradas no. Lo digo porque, según el número de días, a veces al niño si le interesan las entradas.

 Pase anual

Para obtener información sobre los diferentes pases anuales y sus precios debéis entrar a la web francesa. Se compran por Internet con dos opciones: imprimir uno provisional en casa y validarlo al llegar allí, o que te lo envíen a domicilio. La primera opción tiene como ventaja que no pasan días de la fecha de caducidad, mientras que si te lo envían a casa comienzan a contar desde que lo han impreso. La desventaja es que pierdes allí un rato, en la oficina de los pases anuales, esperando tu turno y a que te hagan la foto y te lo den.

Si lo solicitas por correo hay que hacerlo con tiempo para estar seguros de que llega a casa antes de partir y subir nosotros la foto digital.

Al comprar el pase anual está también la opción de apadrinamiento con la que te hacen un pequeño descuento en la compra y al “padrino”, apadrinando a tres, se lo renuevan gratuitamente. Pero es muy difícil concretar la cita porque el padrino y apadrinado han de ir juntos a la oficina de compra.

(Una vez informados de las prestaciones de cada uno de ellos, antes de comprar el elegido se pueden consultar los precios de ese mismo pase en la web de Carrefour francesa, en el apartado de espectáculos, concretamente de parques. Y en el mismo apartado de  la página del Fnac francesa. Algunas veces los tienen de oferta.

Nosotros eso sólo lo hemos hecho una vez, en Navidad, comprándolo en Carrefour, pero ¡Cuidado! Si no se pueden imprimir en casa (en nuestro caso, hace unos años al menos, no se podía) tienes que tener en cuenta el horario de recogida allí, no vaya a estar cerrado cuando lleguéis. Os puedo indicar el Carrefour más cercano y su horario está en la web de Carrefour francesa, pero esta opción es la más trabajosa, la verdad).

Volviendo a los pases anuales, lo primero deciros que acaban de cambiar con motivo del 25 aniversario del parque, subiendo bastante de precio. Os podría hacer aquí una descripción exhaustiva de las ventajas de cada uno, pero además de que están muy detalladas en la web, pueden ir cambiando así que voy mejor a explicar en líneas generales las cosas a tener en cuenta para elegir.

Los pases anuales se diferencian en:

  • El número de días en los que se puede entrar al parque. Cada pase tiene un calendario con los días de restricción.
  • Que que incluyan o no parking gratuito en el parque (si estás alojado en un hotel sin traslado).
  • Descuentos de entre 10 y 20% en restaurantes y tiendas del parque.

Estas eran las diferencias más considerables hasta ahora, porque los descuentos en hoteles o las entradas de descuento para amigos, salían en determinadas temporadas para todos los pases, ahora ya vienen también determinadas por el tipo de pase anual que elijas. O sea que también hay que tenerlas en cuenta.

Hasta aquí la información “oficial”, ahora van las cosas que se aprenden a base de usarlas.

Resulta que los pases (actualmente parece que el más barato no) ofrecen descuento en los hoteles Disney con el único inconveniente de que hay que reservar telefónicamente porque esta opción no está en la web. (Ya sabéis, al 901515555, en español, pero no gratuito). Pues bien, lo que pocas veces se explica en ninguna parte, es que si estás alojado en un hotel Disney los días de restricción desaparecen y el aparcamiento en el parque es gratuito con la tarjeta del hotel. Todo esto siempre hay que verificarlo al reservar porque no paran de cambiar cosas constantemente.

CONCLUSIÓN: Para terminar, os diré nuestra opción preferida, consciente, aun así, que las preferencias de cada cual son distintas.

A nosotros el alojamiento que más nos ha gustado siempre ha sido el Davy Crockett Ranch y, como somos de ir en coche (o alquilarlo), nos va genial. Eso y el pase anual. Pero muchas veces hemos cogido otras opciones por precio.

El año pasado fue nuestro viaje ideal, así por casualidad: previo al inicio del 25 aniversario que lo cambió todo, nos compramos el pase anual más barato de los que había entonces, el “Classic”, que solo costaba 135€, y reservamos una cabaña en el rancho con el 55% de descuento. Así descubrimos que no teníamos días de restricción, ni teníamos que pagar el parking, (aunque no estaba incluido en nuestro pase anual) incluso, los tres días de carencia que tenía este pase (los tres días siguientes a su estreno no se podía utilizar) se suprimían por estar en un hotel Disney. Y así, de golpe, descubrimos que en el pasado habíamos estado comprando pases más caros por las restricciones sin tener idea de esto.