Planificar una escapada rápida

Se acerca el periodo navideño y muchos de nosotros comenzamos a soñar con hacer alguna “escapadita”. Unos buscando más frío, otros los mercados de Navidad, otros las compras y otros quizá simplemente busquemos una escapada familiar que nos proporcione unos días de convivencia.

Sea por un motivo u otro, lo importante es ponerse manos a la obra cuanto antes, sin necesidad de ir a una agencia de viajes. Es muy sencillo hacerlo desde casa a poco que te manejes por Internet. Aquí os dejamos unos consejos para guiar vuestra búsqueda. Seguro que conocéis algunos más que podéis hacernos llegar.

CONSEJO INICIAL: Si comenzáis a buscar sin tener elegido el destino y sin unas fechas cerradas, tenéis muchas más posibilidades de encontrar algo interesante a mejor precio.

VUELOS:

1º paso:

Normalmente buscamos ofertas en Skyscanner y así nos orientamos sobre los destinos más económicos en las fechas aproximadas en las que queremos ir. Al no tener un destino prefijado, ni una fecha muy definida, se multiplica la posibilidad de encontrar ofertas. Los resultados obtenidos de esta búsqueda nos ayudarán a elegir una o dos opciones en las que seguir ahondando.

2º paso:

Una vez tenemos más o menos claro el destino, nos vamos a la página de la compañía en la que mejores ofertas hemos encontrado (Nosotros, la verdad, la mayoría de las veces hemos terminado en Ryanair). Una vez en la página, el buscador nos permite consultar precios de diferentes fechas de ida y de vuelta y combinar la opción más económica. A veces incluso hemos reservado la ida por un lado y la vuelta por otro si eso nos permitía adherirnos a alguna oferta mejor.

3º Paso:

Comprar los billetes. Hay pequeños trucos a tener en cuenta. Por ejemplo, a veces quedan dos asientos a precio rebajado y si pones 4 al hacer la reserva, te salen todos al precio más caro. En ese caso merece la pena comprar dos y dos.

Otros consejos dependen de cada uno: A nosotros nos gusta reservar asiento y así poder sentarnos juntos, al menos de dos en dos (de hecho, cuando vamos cuatro, reservamos a propósito dos y dos para que nadie quede al otro lado del pasillo y esto nos permite tener dos asientos de ventana) y no nos parece nada interesante reservar el embarque prioritario, porque no tenemos especial interés en permanecer dentro del avión hasta que todos embarcan.

De todas formas, en los años que llevamos volando con Ryanair, la política de la compañía ha cambiado tantas veces, que nos hemos tenido que ir adaptando en cada caso. Los primeros años, nos tocaba llegar pronto y situarnos de los primeros en la puerta de embarque para poder sentarnos juntos, porque los asientos no eran numerados salvo preferente. Luego venían las carreras porque, aunque entraras el primero, si había que coger bus para acceder al avión, todos nos entremezclábamos. Tiempo después, la compañía permitía reservar asientos por muy poco precio adicional y a partir de ahí terminaron las carreras. Es más, descubrimos que si te quedabas el último en el embarque, te bajaban la maleta a la bodega de forma gratuita y esta era nuestra preferencia para no tener que colocarla en el avión. Así que pasamos a ser los últimos en la cola de embarque. En nuestros vuelos más recientes nada ha cambiado para nosotros porque el último cambio de la compañía ha sido que todo el equipaje vaya a la bodega salvo que pagues el derecho a llevarlo contigo o embarque prioritario. Como esta ha sido siempre nuestra preferencia, todo ha seguido igual. Sin embargo ahora SE ACABA DE ANUNCIAR UN NUEVO CAMBIO: ahora la política será que solo los pasajeros con embarque prioritario podrán subir la maleta a la cabina, el resto la deberán dejarla en la ventanilla de facturación y pagar 8/10/20€ por ella (dependiendo que se añada en el momento de comprar el vuelo, más tarde por Internet o en ventanilla). Todavía no sé muy bien que elegiremos nosotros en nuestros próximos vuelos, porque el embarque prioritario es un poco más barato, pero no nos hace mucha gracia llevar la maleta con nosotros. El facturarla tendrá una ventaja, que no la tienes que pasar por el control policial con la consabida tensión de que te toque revisión aleatoria y tengas que vaciarla; pero también un inconveniente, los 10 kg de peso se han de cumplir a rajatabla y hasta ahora nunca le he prestado demasiada atención a este aspecto, sino únicamente a a las medidas.

NOTA: Pese a todas las críticas que recibe Ryanair, nosotros no hemos tenido dificultades, salvo algún retraso puntual y, sin ser vuelos excesivamente cómodos, para nosotros cumplen su papel. Pero hay una excepción: Los vuelos de regreso se cualquier aeropuerto de Reino Unido. 

Quiero hacer una enérgica crítica a estos vuelos de Reino Unido e Irlanda en los que suben grupos de gente medio borracha (Y si no terminan de emborracharse en el avión) a los que se les permite cantar a pleno pulmón, escuchar música a todo volumen y jalear haciendo del avión su sala de fiestas. Vienen a España a pasar un fin de semana “loco”, una despedida de soltero o cualquier celebración similar y comienzan la fiesta en el aeropuerto. Es lamentable que muchas veces seamos los mismos pasajeros los que tengamos que pedirles silencio o respeto a los demás y los/ las azafatas no hagan nada. Lo hemos visto por igual con grupos de chicos jóvenes que con señoras de avanzada edad y hacen el vuelo insoportable para los demás.

 

ALOJAMIENTOS:

  • La búsqueda de alojamientos muchas veces comienza antes de comprar los billetes de avión, justo entre el paso 2 y 3. No vaya a ser que con el vuelo comprado nos llevemos alguna desagradable sorpresa con el alojamiento.

Aunque a lo largo de los años hemos ido cambiando, actualmente nos basamos principalmente en dos páginas: Booking y Airbnb. Esta última sólo tiene apartamentos. La hemos incorporado en el último año y estamos encantados con el resultado.

Aquí, por supuesto, también entra el criterio de cada cual. Por ejemplo, nosotros solemos preferir un apartamento a un hotel por disponer de cocina. Nos resulta muy útil, sobre todo en invierno. Los días son cortos y nos retiramos antes, prefiriendo cenar algo ligero preparado por nosotros o adquirido, como comida para llevar.

Pero, cuando viajamos sólo dos personas, comparamos también con hoteles, sobre todo si tienen desayuno, cafetera o minibar para poder hacernos algún tentempié en caso de necesitarlo. No somos de dedicar demasiadas energías a la comida en nuestros viajes. Cuestión de ahorrar tiempo.

Otra cosa que no nos atrae son los apartamentos compartidos o casas rurales que alquilan habitaciones sueltas. Siempre elegimos la opción de apartamento entero en nuestras búsquedas.

  • La ubicación es otro aspecto muy importante a tener en cuenta al reservar alojamiento.
  1. Si es una estancia más larga en la que pretendemos visitar varios sitios, no importa que el alojamiento esté menos céntrico porque normalmente alquilamos un coche para recorrer la zona. En este caso lo que deberemos seleccionar en nuestra elección es alojamientos con parking.
  2. Si es una escapada muy corta o invernal en la que solemos ceñirnos a una sola ciudad, mejor un alojamiento céntrico que nos permita disfrutar del ambiente simplemente saliendo a la calle. De no ser así,  que esté cercano a una estación de metro o bus que nos permita desplazarnos fácilmente.

Hay que tener en cuenta, si es muy céntrico, que preferiblemente no esté  en una calle peatonal o similar. Esto dificulta mucho la llegada y salida del apartamento. 

Y en casos especiales, como Venecia, preferimos quedarnos alojados en Mestre o en Mogliano y desplazarnos a la ciudad en tren. Mucho más fácil y cómodo que trasladar las maletas con “el vaporetto” (pero de nuevo entra en juego el gusto de cada cual).

 

  • Otra cosa importante a tener en cuenta, sobre todo viajando en avión, es el horario permitido de entrada y de salida. Los hoteles suelen tener recepción 24h y un lugar donde dejar el equipaje si hay que desalojar la habitación antes de la hora del vuelo. Pero si alquilas apartamento hay una gran variedad en las condiciones y hay que fijarse bien antes de reservar. La entrada puede ser complicada o imposible si el vuelo llega tarde y la salida ( si no se ha alquilado coche en el que dejar el equipaje) puede estar supeditada a la generosidad del propietario que te permita dejar allí el equipaje o en algún otro recinto de su propiedad si has de salir antes de la hora de vuelta. Conviene preguntar previamente si no lo especifica la página.

 

  • Por último, esos pequeños detalles personales, unos más importantes que otros según los gustos. Por ejemplo, para nosotros es vital que tengan wifi y, en verano, aire acondicionado. Pero, como ya ha ido saliendo, puede ser importante en determinadas circunstancias el parking, el minibar, o cualquier otro requerimiento que nos haga falta, como quizá que esté situado cerca de un supermercado. Incluso el tamaño y número de habitaciones es importante, porque cuando hemos pasado de ser dos adultos con dos niños, a cuatro adultos, el sofá cama muchas veces es un auténtico martirio. Igual en esos casos merece la pena coger un apartamento de dos dormitorios y que cada cual tenga su cama.

 

TRASLADOS:

Reconozco que este es el aspecto que menos me gusta. Hasta hace unos años nuestros viajes eran mayormente con medio de transporte propio, fuera coche, moto o autocaravana y estamos acostumbrados a esa facilidad de movimiento. En estas escapadas cortas que hemos comenzado a hacer en avión muchas veces nos cuesta resistirnos a alquilar un coche que nos proporcione esa libertad ¿Cuál es pues el criterio?

  • Si la escapada es muy corta en tiempo y a una sola ciudad solemos buscar primero todas las posibilidades de transporte local, muchas veces esta información aparece bien detallada en la página web del aeropuerto (al menos en las principales ciudades). Van desde transporte público con bus o metro que llega hasta el centro de la ciudad, a empresas que realizan el traslado privado (tipo taxi, pero con el precio prefijado). No indico un nombre porque en cada ciudad nos ha salido más interesante el precio de una compañía diferente. Es cuestión de comparar.

A veces, con que seáis tres o cuatro, ya merece la pena contratar estos transportes privados. El transporte público también cuesta dinero y la tarifa se multiplica por tres o cuatro en estos casos. Además,  así te dejan en la puerta de tu hotel o apartamento, especialmente importante si se llega muy tarde.

  • Si la escapada es más larga o si dentro de ella queremos hacer excursión a otra ciudad, solemos alquilar un coche pequeño. A veces incluso lo hemos hecho en alguna escapada corta sabiendo que no se iba a mover del hotel hasta nuestro regreso. Esto ha sido por circunstancias especiales como, por ejemplo, en un viaje de cuatro en el que el traslado de ida y de vuelta nos costaba más que alquilar el coche (pequeñito porque casi no lo íbamos a mover) y el hotel tenía parking gratuito. 

 

¡Y ya está! La ventaja de estas escapadas cortas es que los preparativos terminan aquí y ya únicamente toca buscar información turística del lugar: museos, edificios importantes… con sus horarios, precios y si fuera necesario reservar.

¡Ah! Y en las grandes ciudades buscad información siempre de los Free Tours, suelen merecer la pena.

 

FREE TOURS

Este sistema, que ya hemos usado en varias ciudades europeas, consiste en realizar un tour guiado caminando, de dos o tres horas de duración, sin precio establecido. Al terminar se paga voluntariamente lo que se considere adecuado.

En cada ciudad parten de un lugar y se suelen identificar con paraguas de diversos colores según la empresa. Esta información se puede encontrar fácilmente en Internet. Nosotros las iniciamos en los siguientes puntos: En Praga en el reloj astronómico en la Plaza Staromieste, en Cracovia en la puerta de la Iglesia de Santa María en la plaza Rynek Główny, en Budapest junto a la fuente de los leones en la plaza Vörösmarty, en Berlín delante del Starbucks que está al lado de la puerta de Brandemburgo, en Amsterdam en el Monumento nacional de la plaza Dam…

Sin embargo, no todos los free tours tienen la misma calidad y nosotros tenemos bastante claro nuestras preferencias que os vamos a comentar aquí por si os son de alguna ayuda. De todas las veces que hemos hecho uso de estos tours los mejores han sido en Cracovia y en Budapest con una empresa llamada Free Walking Tours en la que los guías han sido siempre del país (Hemos participado en ellos dos veces en cada una de estas ciudades con igual satisfacción) y las más flojitas las de Sandemans en Berlín y Amsterdam. Esta compañía lleva como guías a españoles y sus versiones de la historia están muy marcadas por influencias políticas de aquí y no por el sentir de la gente que lo ha vivido allí. Además, mucho más incisivos en el cobro hasta resultar desagradables. Mientras en Free Walking Tours te hacían sentir que realmente dabas la voluntad y te permitían algo de privacidad en el donativo final, estos te recordaban a cada momento que había que pagar y te lo recogían en mano para asegurarse que todos dieran algo. Igual fue mala suerte con los guías, pero esa ha sido nuestra experiencia.

En Praga fue una tercera empresa cuyo nombre no recuerdo (porque reservamos en una y terminamos en otra). El guía era chileno y digamos que ni tan bien como la primera, ni tan mal como la segunda.

El último intento, infructuoso, lo tuvimos en Edimburgo. Llegamos tarde al lugar de partida en la Royal Mille y el grupo ya estaba saliendo. Suspiramos tranquilos pensando que aun habíamos llegado a tiempo, pero, para nuestra sorpresa, no nos dejaron incorporarnos (esto nos resultó rarísimo, ya que en otras compañías no importa el número y cuantos más mejor). Nos envían al coordinador que, a su vez, o no nos entiende, o no nos quiere entender y nos intenta meter en otro tour, pero de pago establecido, con muy poca amabilidad. Total, que tras un rato esperando, decidimos marcharnos Nos lo tomamos con humor, pero reafirmamos nuestra mala opinión de Sandermans,  compañía que hacía el tour y que ya venía gustándonos poco por nuestras anteriores experiencias en Berlín y, sobre todo, en Ámsterdam.

¡¡Buen viaje!!!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *